El fuego inició a las 21:30 horas de ayer


Marco César Mayares, director de Protección Civil de Acapulco, informó que la discoteca Baby’ O, un clásico del puerto guerrerense y ubicada en la costera Miguel Alemán, se incendió la noche de ayer.

El fuego inició aproximadamente a las 21:30 horas del miércoles y no había clientes al interior.

Según reportes de Protección Civil a TvAzteca, las autoridades se encuentran a la espera de conocer las causas del incendio, así como las pérdidas materiales en la discoteca.

El columnista de EL UNIVERSAL, Javier Tejado, indicó que: “Sujetos ayer forzaron su entrada al Baby’O de Acapulco. Golpearon vigilante y con bidones lo llenaron de gasolina para luego prenderle fuego. Pérdida total! Así la violencia en el puerto, en contexto de cambios de Pdtes municipales en Gro. Que sigue? Así cuantas partes del país?”

El Glamour del Baby’ O


El Baby’ O fue inaugurado en 1976 y se ha convertido en todo un clásico de Acapulco, pues celebridades como Luis Miguel, Paulina Rubio, socialités y políticos hicieron de ese lugar su favorito.

Con más de 40 años de historia, la discoteca Baby’O continúa siendo un referente en la vida nocturna de Acapulco y lucha para que, pese a la violencia, esta ciudad costera del estado de Guerrero no pierda su “glamour” y vuelva a ocupar un lugar privilegiado en el panorama turístico de México.

“There is only one Acapulco, there is only one Baby’O (Solo hay un Acapulco, solo hay un Baby’O)”, reza el lema del local, con capacidad para 700 personas y ambientado a modo de cueva.

Por las puertas de la que es la discoteca más veterana del balneario han pasado figuras como Geena Davis, Tony Curtis, Julio Iglesias, Elizabeth Taylor o Sylvester Stallone.

Luis Miguel y el Baby’ O


También Luis Miguel, quien “era fan de Baby’O al principio de su carrera, venía muy seguido”, recuerda Carlos Hernández, gerente de mercadotecnia del establecimiento.

Incluso, en la primera temporada de “Luis Miguel, la serie”, Micky grabó una escena al interior del Baby’ O.

La Baby’O fue creada en 1976 por dos jóvenes que desde niños pasaban las vacaciones en las costas de Guerrero y que le pusieron nombre inspirándose en una canción de Dean Martin. En esa década, las discotecas se empezaron a poner de moda y Acapulco no fue una excepción.

Hernández dice que “no es muy común” que un negocio de este tipo dure tantos años, pero alcanzar los 40 años “significa que las cosas se están haciendo bien”.
La discoteca ha intentado mantener, a lo largo de estas décadas, el “glamour de la vida nocturna”.

A diferencia de lo que ocurre con otros destinos turísticos del país como Cancún, donde se permiten “sandalias, bermudas, camisetas” en las discotecas, en Acapulco “se ha cuidado mucho” las formas, y hay que entrar “bien vestido”, subraya el gerente.

Pero en muchos otros sentidos, Acapulco ha cambiado. Para empezar, por sus visitantes. La ciudad ha dejado atrás su época dorada, cuando puso a México en el punto de mira del turismo internacional mientras las estrellas de Hollywood paseaban por sus playas.

La violencia en Acapulco empaña la fiesta en el Baby’ O


La violencia ha sido, en buena parte, responsable del declive de Acapulco. Esto ha afectado a todos los negocios de la localidad, y hablando de la discoteca en particular, los dueños han tenido que hacer un “esfuerzo” por mantenerla abierta, lo cual ha costado “mucho dinero”.

Aun así, Hernández conserva la esperanza de que “esto cambie y Acapulco mejore, Guerrero, México mejore, que sean diferentes condiciones” y que la ciudad “vuelva a estar” en el lugar que le corresponde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *